Últimas voluntades

Una amiga de la infancia ha perdido a su madre recientemente. Para despedirla me encargó la intepretación de la Pequeña Serenata Nocturna, de Mozart, una de las últimas voluntades de su madre.

Por la amistad y el aprecio que les une a mi familia, me sentí profundamente conmovida y comprometida, así que me puse manos a la obra, para en unas horas poder grabar esta música con todo mi corazón.

Ojalá lo pueda disfrutar allá donde esté, ojalá le regale muchas sonrisas y le llene el corazón como lo hizo en vida.

Querida, gracias por tu legado, por tu presencia y bondad…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s